Blog de crecimiento y emprendimiento

Multiplicarnos y el pensamiento cristiano reformado V

M

Es un criterio personal de quien escribe y busca indagar sobre las diferentes ideas en diferentes corrientes del cristianismo en torno a la multiplicación que los seres humanos estamos convocados a tener para poblar la tierra – Génesis 1-28 – que, necesitamos una reflexión mas profunda sobre el contenido de las escrituras y el entendimiento de estas diferentes corrientes, en medio de la claridad con la que Dios se expresa en la  Biblia: Pro Vida.

Es por esto que entiendo la razón del porque, un cristiano nacido de nuevo como Evan Lenow, encuentra en la encíclica de Pablo VI una buena fuente de apreciaciones de mucho contenido bíblico en su  artículo “Protestantes y anticoncepción”, buscando desde lo profundo de su corazón, provocar en los lectores, Dios así lo quiera, una mayor reflexión en torno a este crucial tema de nuestra multiplicación que para efectos contemporáneos traducimos como pro vida.

Explica Lenow: La idea clave en Humanae Vitae es la conexión entre el matrimonio y la procreación. En la primera línea de la encíclica, Pablo VI escribe: “La transmisión de la vida humana es un papel muy serio en el que los casados ​​colaboran libre y responsablemente con Dios Creador”. Como señala Pablo VI, dos de los propósitos de las relaciones sexuales son la unión y la procreación, y la introducción del control de la natalidad a menudo separa esos propósitos entre sí. Esta no es una situación saludable para las parejas y la sociedad.

Pablo VI ofreció algunas predicciones sobre el futuro de la sexualidad en un mundo así.

“Que primero consideren con qué facilidad este curso de acción podría abrir de par en par el camino para la infidelidad marital y una disminución general de los estándares morales”.

En la cúspide de la revolución sexual, no podría haber conocido el alcance total de la reducción de los estándares morales que estaba por venir. Las personas ya no se preocupan por los nacimientos fuera del matrimonio, porque la consecuencia más grave de la inmoralidad sexual puede pasarse por alto con el uso de una píldora, un parche u otra forma de control de la natalidad.

Al mismo tiempo, los métodos anticonceptivos sencillos no han disminuido significativamente el porcentaje de nacimientos de madres solteras, que ahora representa más del 40 por ciento de todos los nacimientos en los Estados Unidos, un fuerte aumento desde 1940, cuando ese número era menos de 5 por ciento. Esto se puede explicar en parte por el aumento de las tasas de convivencia en las que las parejas eligen intencionalmente tener hijos sin casarse.

A pesar de la disponibilidad de métodos anticonceptivos, dado que las personas se involucran más fácilmente en las relaciones sexuales fuera del contexto del matrimonio, el porcentaje de nacimientos de madres solteras sigue siendo alto.

Cuando la procreación y la unión se separan, el significado espiritual de la procreación en el contexto del matrimonio se marchita. Los primeros capítulos de las Escrituras subrayan la clara conexión entre la procreación y el matrimonio que deshace la anticoncepción.

Después de crear a la humanidad, Dios dio instrucciones al primer hombre y a la primera mujer: “Sean fructíferos, multiplíquense y llenen la tierra” (Gn. 1:28). Presagiando la inauguración del primer matrimonio en Génesis 2, este mandato nos da nuestro primer vistazo del contexto de la procreación. En Génesis 2:24 leemos: “Por tanto, dejará el hombre a su padre ya su madre, y se unirá a su mujer; y serán una sola carne ”. Parte de la unión de una sola carne es la relación sexual que fue diseñada para cumplir con el mandato de ser fructífero y multiplicarse.

El control de la natalidad interrumpe el potencial procreador de la unión hombre-mujer y, por lo tanto, va en contra de la fórmula de una sola carne. La lógica puede ser contraria a la intuición, pero la intención deliberada de hacer infértil la unión marital, a través de medios artificiales de control de la natalidad, conduce a una comprensión disminuida de los propósitos del sexo. Ahora se entiende que el sexo se trata principalmente de placer. La procreación es otra cosa…El coito ya no necesita el contexto del matrimonio. Y el matrimonio ya no necesita estar dirigido a la crianza de la próxima generación. ¿Nos sorprende que una cultura anticonceptiva sea también una en la que el matrimonio decaiga?

Para muchos protestantes, la aceptación de la anticoncepción ha creado consecuencias no deseadas: la convivencia y una creciente aceptación del matrimonio entre personas del mismo sexo. Según el Grupo Barna, el 41 por ciento de los cristianos practicantes creen que la convivencia es una buena idea. Si bien este número es menos de la mitad de la tasa de quienes tienen el mismo punto de vista y no tienen fe, el número ha aumentado significativamente con el tiempo.

Casi dos tercios de todas las mujeres en los Estados Unidos han estado en una relación de convivencia. La normalización de la anticoncepción en el matrimonio ha fomentado la creencia de que el sexo anticonceptivo en el matrimonio no es diferente del sexo anticonceptivo en una relación de convivencia. En ambas relaciones, la principal consecuencia a evitar es la concepción de un hijo. Ciertamente, hay muchos protestantes que mantienen la idea de la castidad dentro y fuera del contexto del matrimonio. Pero esto se debe a una conexión histórica persistente entre el matrimonio y la crianza de los hijos. El sexo anticonceptivo lo socava. La separación del matrimonio y la procreación abre la puerta a la aceptación protestante de la convivencia.

Seguiremos aportando y como siempre, buscando sabiduría para ser guiados por el Espíritu de Dios. Bendiciones.

Acerca del autor

Juan Callejas
Juan Callejas

[ callejas_juan@hotmail.com ] Guatemalteco de 69 años de edad, casado por 45 años con Ana Lucrecia de Callejas y una familia de ocho hijos, periodista de opinión. Estudios profesionales en Universidad Rafael Landívar, INCAE y post grados en Inglaterra, Brasil y Estados Unidos de América. Amplia experiencia en diseño y ejecución efectiva de programas de comunicación y diseño de Estrategias a nivel comercial y de opinión pública; estratega de campañas políticas, de gobierno e institucionales en Guatemala y El Salvador, así como mercadeo social. Columnista de prensa, catedrático universitario y miembro de juntas directivas de organizaciones sociales y empresariales. Consultor de tiempo completo.

Director del programa Inspiración por la familia que se transmite por Canal 27 los domingos a las 9 de la noche y los viernes a las 10 de la noche.

Comentar

Juan Callejas Por: Juan Callejas
Blog de crecimiento y emprendimiento

MISIÓN
Desarrollar en los Socios Honorarios los talentos naturales con los que Dios los creó.

VISIÓN
Formando a los Socios Honorarios Empresarios y/o Emprendedores con Principios Bíblicos de mayordomía empresarial.

RECURSOS
Capacitación en negocios y principios financieros CON PRINCIPIOS BÍBLICOS. Búsqueda de Nuevos Mercados. Acceso a Panel de Expertos. Acercamiento a aliados estratégicos.

¿QUIÉNES PUEDEN APLICAR?
Socios Honorarios Activos.
Personas que se constituyan como tales.